Reviews

Latest posts

Joyería para bebé. un regalo para toda la vida

Cada vez son más los padres (y abuelos) que compran joyas para sus hijos (y nietos) más pequeños, incluso para los recién nacidos. Puede parecer que se trata de una tendencia reciente, provocada por el deseo de las familias de presumir de su estatus social o simplemente de tener una excusa para comprar regalos para el recién llegado. Sin embargo, el regalo de joyas para bebés es una tradición que se remonta a las culturas antiguas.

En la actualidad, las joyas para bebés más populares son principalmente accesorios como pulseras y tobilleras, aunque algunos padres se decantan por collares y colgantes, y otros (sobre todo en las culturas española, latinoamericana y latina) se mueren de ganas por comprarle a su bebé su primer par de pendientes. La compra de joyas para bebés varones también es cada vez más común.

Antes de llegar a algunas de las mejores joyas para bebés que están disponibles en la actualidad, veamos la rica historia de esta tradición.

La historia de la joyería para niños

Mucho antes de la era moderna, muchas civilizaciones celebraban la práctica de regalar joyas a los recién nacidos con fines decorativos y también para protegerlos de los malos espíritus. Esto era tradicional en todo el mundo, desde África hasta Asia, desde Oceanía hasta Europa, y también en las culturas nativas americanas. En los primeros tiempos, se regalaban a los bebés joyas hechas con conchas y pelo de animales, mientras que los arqueólogos e historiadores que investigan las antiguas civilizaciones egipcia, babilónica, romana y bizantina han encontrado pruebas de elaboradas joyas para bebés hechas con filigranas de oro o plata, esmaltes o piedras preciosas. También hay muchas referencias registradas a la joyería para bebés y niños, desde los escritos históricos hasta la Biblia.

Durante siglos, los padres de Camboya han colocado cordones de plata con pequeñas campanas en los tobillos de sus bebés, tanto para controlar el paradero del niño como para alejar el mal. A lo largo de la historia, algunas culturas africanas han utilizado joyas decorativas para iniciar el proceso de estiramiento de los lóbulos de las orejas o los labios inferiores de sus bebés, de acuerdo con sus tradiciones. A partir del año 1300, los padres italianos regalaban a sus bebés recién nacidos cruces hechas de coral; se creía que protegían a los pequeños del temido "mal de ojo".

La fabricación de joyas se convirtió en un arte popular en la Europa del siglo XVII, y muchos artesanos empezaron a fabricar pequeños broches para pañales o baberos de plata u oro durante esa época. Pero la fabricación de joyas para bebés alcanzó nuevas cotas en Inglaterra durante la época victoriana. Lo más común eran los brazaletes de oro (o a veces de plata) con una placa grabada, normalmente con la palabra "bebé". A menudo, la inscripción era de esmalte, que se utilizaba también para crear adornos florales en las pulseras. Las familias adineradas eran aficionadas a regalar a los recién nacidos broches con joyas, también grabados con la palabra "bebé". Algunas de estas piezas han sobrevivido como reliquias familiares o en exposiciones en museos, y los estilos han inspirado muchos diseños de joyas para bebés actuales que se pueden comprar hoy en día.

La práctica se extendió a América, aunque de forma diferente. Se vendían pequeños broches de oro como "alfileres para bebés" y se utilizaban principalmente para reemplazar los pequeños botones de la ropa de las niñas, y una costumbre relacionada con la joyería de coral italiana mencionada anteriormente se vio en algunas partes de los Estados Unidos durante los años 1800 y 1900, con pequeños collares de cuentas de coral que se daban a los bebés para protegerlos contra el mal y las enfermedades, así como para la dentición.

En muchas culturas sudamericanas, latinoamericanas y sudasiáticas, no sólo es aceptable que las niñas se perforen las orejas poco después de nacer, sino que es algo esperado. Hay informes contradictorios sobre cuándo se originó esta costumbre en varias naciones, pero la mayoría dice que la tradición se originó como una forma de diferenciar entre los sexos porque los pendientes para bebés no se consideran joyas apropiadas para los niños. Una de las grandes alegrías de los padres, abuelos o padrinos de estas culturas es comprar a un bebé su primer juego de pendientes de oro; incluso hay hospitales en algunas naciones sudamericanas en los que una niña no puede ser dada de alta hasta que se le perforen las orejas.

Aspectos a tener en cuenta

Sabemos mucho más sobre salud y seguridad que nuestros antepasados, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿es buena idea que un bebé lleve joyas?

No hay ningún argumento médico en contra de las joyas para bebés, siempre que se tomen las precauciones básicas. Los bebés pueden tener las mismas reacciones alérgicas a algunas sustancias que los adultos, y su piel es aún más sensible. Por eso es importante vigilar cuidadosamente cualquier signo de erupción o alergia, y es conveniente evitar cualquier joya fabricada con metales comunes, aleaciones o fibras sintéticas, ya que pueden irritar fácilmente la piel de un recién nacido. Tampoco hay razones prácticas para evitar la perforación de las orejas de un bebé, siempre que la realice alguien médicamente competente.

La cuestión más importante en la que deben centrarse los padres es la seguridad. Lo más preocupante son los collares, que a veces se regalan como joyas para bebés y pueden suponer un gran peligro de asfixia. Algunos padres creen que los collares para bebés son más seguros porque es más difícil que un niño se enrede con el collar, pero los expertos dicen que pueden suponer un peligro aún mayor porque hay muy poco margen de error si el collar se engancha en una esquina o un borde. Aconsejan esperar a que el niño sea mayor antes de darle cualquier tipo de collar, y definitivamente no ponerle una gargantilla a un bebé. Otros peligros potenciales son los colgantes o las cuentas que pueden llevar los collares o las pulseras (o incluso las tobilleras -recuerda que a los bebés les encanta meterse los pies en la boca-), que pueden soltarse y suponer un riesgo de asfixia, por lo que es mejor evitar esos colgantes tan bonitos y peligrosos. Los cierres sueltos también pueden ser un problema, ya que una vez que una pulsera o tobillera se suelta hay muchas posibilidades de que acabe en la boca del bebé; opta siempre por cierres de seguridad y revísalos a menudo. Por último, cualquier cosa que se lleve alrededor de los brazos o las piernas de un bebé podría engancharse fácilmente en un cambiador o una trona y crear una situación peligrosa, por lo que es mejor elegir pulseras o tobilleras bien ajustadas. Siempre que un bebé lleve joyas, es importante utilizar el sentido común junto con una supervisión cuidadosa y una inspección periódica para detectar problemas de seguridad. Muchos fabricantes recomiendan no dejar nunca al bebé sin vigilancia si lleva algún tipo de joya.

Ideas de joyería para bebés

Si quieres comprar una joya para una niña, hay varias opciones: pulseras, tobilleras, pendientes y collares son las más populares. Aquí tienes algunas ideas sobre cada una de ellas.

   

Pulseras:

Pocas cosas resultan más bonitas que una pequeña pulsera de oro o plata en la muñeca de un bebé, que todavía está muy crecida. Es un regalo que posiblemente pasará de generación en generación en la familia, o que ocupará un lugar de honor en la habitación o en la repisa de la chimenea una vez que el niño lo haya superado. Muchos padres eligen una pulsera con una o varias piedras de nacimiento pequeñas que reflejan el mes de nacimiento de su hija. Sin embargo, es importante evitar las aleaciones metálicas más baratas y optar por los metales preciosos para las joyas para bebés, ya que siempre estarán libres de contaminantes peligrosos y serán los que menos irriten la piel. El oro de 14 quilates, la plata de ley y el platino son hipoalergénicos y se consideran los materiales más seguros para las joyas para bebés. Puede encontrar una amplia selección de estas adorables pulseras con corazones recortados, placas de identificación para inscripciones o colgantes. Las perlas también se consideran seguras para los bebés, y hay un amplio surtido de pulseras de perlas diminutas disponibles para los recién nacidos. De nuevo, los bebés deben estar siempre bajo estrecha supervisión cuando lleven este tipo de joyas.
   

Tobilleras:

Hay muchas variedades de tobilleras para bebés a la venta, y son una de las opciones más populares como joyería para bebés porque suponen el menor peligro para ellos. Muchas se comercializan como productos de "primera tobillera del bebé", y se pueden encontrar en diseños sencillos de oro y plata, piezas más adornadas con piedras de nacimiento, otras piedras semipreciosas (o incluso preciosas), cristales y todo tipo de abalorios. Algunas de las mayores selecciones pueden encontrarse en los comerciantes especializados en joyería asiática, ya que las tobilleras para bebés son un regalo muy común en muchos países asiáticos. Sin embargo, hay que tener cuidado donde se compra, porque no todos los países tienen las mismas normas estrictas promulgadas en Estados Unidos y otras naciones occidentales que prohíben el uso de plomo en los productos destinados a los niños.
   

Collares:

No encontrarás la misma selección de collares para bebés y niñas que de pulseras o tobilleras; la mayoría de los collares que se fabrican en el mercado están diseñados para niñas que, como mínimo, son pequeñas. Esto se debe principalmente a los problemas de seguridad que ya hemos comentado. Sin embargo, si encuentras uno de tamaño adecuado, muchos expertos sugieren que las cadenas se alarguen para que haya menos peligro de que el niño se ahogue accidentalmente. Lo que sí es más fácil de encontrar son los collares de seguridad para la boca, que están pensados para servir de masajeadores de encías o aparatos de dentición. Desde luego, no son un elemento de moda, pero son más apropiados -y divertidos- para los bebés. En cualquier caso, nunca se debe dejar a los bebés solos con un collar.
   

Pendientes:

¿Buscas unos pendientes bonitos para un recién nacido? No será un problema. Los diminutos pendientes en forma de corazón, flores, estrellas, mariposas, lazos y otros bonitos diseños, así como los símbolos religiosos, son omnipresentes en la web y están disponibles en muchas tiendas especializadas en pendientes y piercings. Hay desde circonitas cúbicas y materiales similares de bajo coste hasta las siempre populares perlas, pasando por piedras como la rodolita, el topacio, la aguamarina, los rubíes e incluso los diamantes (si se dispone de presupuesto). El oro de 14 quilates es siempre la mejor opción para los pendientes de niña, a fin de minimizar la posibilidad de irritación o infección, y es preferible el cierre de rosca para garantizar que los pendientes no se caigan al alcance de las curiosas manos del bebé.
    Religiosos: Hay muchas opciones en lo que respecta a la joyería religiosa para bebés. Los brazaletes de bautizo se pueden encontrar en la mayoría de las tiendas religiosas, así como en Internet, al igual que los pequeños collares de la estrella de David (y ya conoces las advertencias sobre los bebés y los collares).
   

Alternativas:

Los que quieren regalar joyas para bebés, pero no se atreven con la seguridad, han descubierto que hay varias alternativas que encajan: sandalias para bebés con adornos brillantes, como piedras preciosas de imitación, diademas brillantes que pueden añadir el mismo brillo que un collar o unos pendientes, o pequeños alfileres decorativos que se pueden sujetar con seguridad al vestido o la blusa del bebé. También hay joyas disponibles para casi todas las culturas; por ejemplo, el broche del mal de ojo que tradicionalmente se sujeta a la espalda de la ropa que llevan los bebés nacidos en Grecia y Turquía se encuentra fácilmente en Internet. En realidad, no hay límite a lo que se puede regalar; al fin y al cabo, si un regalo está pensado como un bonito y atento regalo para un recién nacido, nadie dice que tenga que ser joyería tradicional para bebés.

Posted in: Ideas para regalar

Leave a comment